La Asociación Mutual UTA es una entidad sin fines de lucro.
(54-11) 3220-1180 info@mutualuta.com.ar

Notas de interés

Drogas y Adicciones

(Haga click para ver la nota)

 

calendario vacunacion2017


 

 

facebook_1452737764362

 


 

notas_de_interes_familia

Escuela y Familia

- Los nuevos desafíos -

Familia y escuela son un marco referencial imprescindible para la incorporación de un nuevo ser humano a la sociedad; pero este marco se encuentra a mereced de los avatares impuestos por diversas transformaciones que han de asumir ambas instituciones si quieren responder a su tarea educativa y social.

El objetivo principal de estos aportes, es crear el espacio de reflexión acerca de la necesidad de tomar conciencia de la importancia de la formación

a.- Que los Profesionales de la Educación y los Padres puedan mejorar las relaciones Escuela – Familia como una medida de calidad de la enseñanza y prevención del fracaso escolar.

b.- Que los padres asuman a conciencia su rol en la educación de sus hijos para responder a las nuevas necesidades educativas que se presentan.

La educación tiene cuanto menos dos funciones secundarias: la integración socio cultural y el enriquecimiento personal.
La Familia necesita un marco de referencia para guiar, orientar y educar a sus hijos.

El Mundo es cambiante e inestable y muchas veces genera incertidumbre, inseguridad y miedo. Hoy han cambiando viejas creencias y valores y la educación recibida por los padres, a veces no alcanza para educar y hasta entender a la generación actual. Y esto es producto de los cambios tecnológicos que nos ofrece el modernismo. Algo que muchos padres no han conocido o experimentado en profundidad. En definitiva la Familia busca nuevos Pilares donde asentar una nueva Identidad.

Y la Escuela, con sus docentes también se encuentra en una situación similar. Los viejos patrones educativos son insuficientes para la educación de hoy. En el ayer todo era Autoritario y el hoy nos plantea una permisividad que muchas veces roza con la pérdida de rumbo. Hoy el docente siente la presión de las demandas que van más allá de su tradicional función transmisora de conocimientos y no se siente, en muchos casos, preparado para afrontar esos cambios tecnológicos y descubre que muchas veces el alumno lo supera en conocimientos, aislados es verdad, pero que a través de la búsqueda en Internet logra conocimientos que antes solo los adquiría por transmisión familiar o la Escuela.

Que pueden hacer familia y escuela ante esta situación? Sencillamente trabajar juntos, mancomunados en un camino que les permita crear una nueva concepción de la educación donde el verdadero protagonista sea el.

Hoy tanto los padres como sus hijos tienen adversarios muy poderosos. Por ejemplo la televisión que no siempre educa. Muchas veces crea hábitos, que por lo general atentan contra la unidad familiar, pensando y obrando para que los miembros de esa familia terminen haciendo y queriendo lo que la Televisión nos Vende. Y para esto, evidentemente no nos hemos preparados. Entonces hablamos, sentimos y pensamos en función de lo que la TV nos muestra. Algo parecido pasa con herramientas como el famoso buscador Google, el yahoo y otros. Hoy no hay fronteras y la información la tenemos al alcance de la mano. Sabemos lo que pasa a miles de kilómetros al momento de conectarnos. Es extraordinario. Ahora bien, no todo lo que encontramos es verdadero e incontrastable. En internet hay muchísima información valorable pero no toda es veraz. Es una herramienta única pero debemos ser los mayores quienes examinemos esos contenidos. Lo mismo sucede con los celulares. Hoy todo el mundo está inter comunicado. Nos damos cuenta qué nos hemos vuelto dependientes? Las redes sociales crecen a paso acelerado y ha sido un avance tecnológico invalorable; pero las redes también encierran peligros que los padres debemos controlar para no lamentar después. Hoy la relación con los otros no es cara a cara, no nos conocemos sino a través de un aparato. Todo se hace por ese medio; jóvenes mayormente y es mediante el Facebook y el Twiter. Todo se hace con mensajitos y en esto hay que estar alertas porque suele haber personas inescrupulosas que se insertan en las redes para trabar amistad y luego cometer delitos y vejaciones de todo tipo.

Aprender a conocer, aprender a ser, Aprender a vivir en comunidad es el desafío del futuro para ambas instituciones Familia y Escuela.

La Familia como primer ámbito educativo necesita reflexionar sobre sus pautas educativas y tomar conciencia de su papel en la educación de sus hijos.

La Escuela tiene la obligación de mejorar la formación de los docentes para alinearlos con los conocimientos actuales para que no haya distorsión.

De la Coordinación y Armonía entre Familia y Escuela va a depender el desarrollo de personalidades sanas y equilibradas, creando con el aporte de ambas un nuevo estilo de vida.

Y cuál es el Mensaje que debemos dejar a niños y jóvenes estudiantes desde nuestra humilde responsabilidad mutualista:

“A Uds. queridos alumnos, estudiantes, hijos; Edúquense para ser libres por que la libertad se alcanza a través del conocimiento. Sepan que por el simple y trascedente hecho de ser hijos de trabajadores nadie les va a regalar nada, todo se torna más difícil pero al final del camino el triunfo será de Uds. No lo duden. Valoren el esfuerzo y muchas veces sacrificio de sus padres para que se formen y puedan tener un mejor porvenir, porque la vida de por sí es difícil pero vale la pena lucharla. El esfuerzo solo a Uds. el tiempo compensará, más allá del orgullo que sientan sus padres. Tengan siempre conciencia plena que son hijos de trabajadores y sientan orgullo de ello. Prepárense para la vida porque en Uds. está cifrado el futuro de grandeza que deseamos para nuestro País. Son chicos. Son Jóvenes. Son la Esperanza. Luchen por los Ideales. Tengan convicciones. Y más allá de todo traten de ser buenas personas”

UTA Mutual


valores

LOS VALORES MORALES DE UNA SOCIEDAD

CLASES DE VALORES

Se entiende por valor moral todo aquello que lleve al hombre a defender y crecer en su dignidad de persona. El valor moral conduce al bien moral. Recordemos que bien es aquello que mejora, perfecciona, completa.

El valor moral perfecciona al hombre en cuanto a ser hombre, en su voluntad, en su libertad, en su razón. Se puede tener buena o mala salud, más o menos cultura, por ejemplo, pero esto no afecta directamente al ser hombre.  Sin embargo vivir en la mentira, el hacer uso de la violencia o el cometer un fraude, degradan a la persona, empeoran al ser humano, lo deshumanizan.

Por el contrario las acciones buenas, vivir la verdad, actuar con honestidad, el buscar la justicia, le perfeccionan.

El valor moral te lleva a construirte como hombre, a hacerte más humano.

Depende exclusivamente de la elección libre, el sujeto decide alcanzar dichos valores y esto sólo será posible basándose en esfuerzo y perseverancia.

El hombre actúa como sujeto activo y no pasivo ante los valores morales, ya que se obtienen basándose en mérito. Estos valores perfeccionan al hombre de tal manera que lo hacen más humano, por ejemplo, la justicia hace al hombre más noble, de mayor calidad como persona.

 

Los valores infrahumanos: Son aquellos que sí perfeccionan al hombre, pero en aspectos más inferiores, en aspectos que comparte con otros seres, con los animales, por ejemplo. Aquí se encuentran valores como el placer, la fuerza, la agilidad, la salud.

Los valores humanos infra morales: Son aquellos valores que son exclusivos del hombre, ya no los alcanzan los animales, únicamente el hombre. Aquí encontramos valores como los económicos, la riqueza, el éxito, por ejemplo. La inteligencia y el conocimiento, el arte, el buen gusto. Y socialmente hablando, la prosperidad, el prestigio, la autoridad, etc.

Valores Instrumentales: Son comportamientos alternativos mediante los cuales conseguimos los fines deseados.

Valores Terminales: Son estados finales o metas en la vida que al individuo le gustaría conseguir a lo largo de su vida.

 

EL VALOR Y SUS CARACTERISTICAS

Cuando hablamos de valor, generalmente nos referimos a las cosas materiales, espirituales, instituciones, profesiones, derechos civiles, etc., que permiten al hombre realizarse de alguna manera.

El valor es, entonces, una propiedad de las cosas o de las personas. Todo lo que es, por el simple hecho de existir, vale. Un mismo objeto (persona o cosa) puede poseer varios tipos de valores, por ejemplo, un coche puede ser útil además de bello.

El valor es pues captado como un bien, ya que se le identifica con lo bueno, con lo perfecto o con lo valioso.

El mal es, entonces, la carencia o la ausencia de bien. Se llama mal al vacío, es decir, a lo que no existe. Por ejemplo, el agujero en el pantalón, es la falta o ausencia de tela.

 

Existen dos tipos de bienes; los útiles y los no útiles:

Un bien útil se busca porque proporciona otro bien, es el medio para llegar a un fin. Por ejemplo, si voy a comprar un coche para poder ir al trabajo (utilidad) busco un coche de buena marca, de buen precio, que me sirva para mi fin, ir al trabajo.

Un bien no útil, por el contrario, es el que se busca por sí mismo. Por ejemplo, las personas son bienes no útiles, porque valen por sí mismas, por el hecho de existir como seres humanos, tienen dignidad y no pueden ser usadas por los demás.

Los valores valen por sí mismos, se les conozca o no. Van más allá de las personas, es decir, trascienden, por lo que son y no por lo que se opine de ellos.

Todos los valores se refieren a las necesidades o aspiraciones humanas. Las personas buscamos satisfacer dichas necesidades.

 

Éstas se pueden clasificar de la siguiente manera:

 

Necesidades primarias: Son las necesidades fisiológicas que todo ser humano tiene que satisfacer, por ejemplo, el alimento, el vestido, la vivienda.

Necesidades de seguridad: Se refieren al temor a ser relegados por los demás.
Los valores físicos, como el afecto y la salud, así como los valores económicos, el poseer una existencia con un mínimo de confort, satisfacen en gran medida estas necesidades básicas.

Necesidades sociales: Es cuando un núcleo familiar ya no es suficiente para el desarrollo de la persona por lo que tendemos a formar nuevos grupos de pertenencia. Se busca ser digno ante uno mismo y ser alguien ante los demás. Aquí encontramos valores como la fama, el poder, el prestigio, el amor y el afecto.

Necesidades de autorrealización: Se refieren a encontrar un sentido a la vida, trascender en una obra creativa, luchar por un ideal, como la verdad, la belleza o la bondad. Estas necesidades se satisfacen por medio del cultivo de la ciencia, el arte, la moral y la religión.

 

LAS CARACTERÍSTICAS DE LOS VALORES SON:

  • Independientes e inmutables: son lo que son y no cambian, por ejemplo: la justicia, la belleza, el amor.
  • Absolutos: son los que no están condicionados o atados a ningún hecho social, histórico, biológico o individual. Un ejemplo puede ser los valores como la verdad o la bondad.
  • Inagotables: no hay ni ha habido persona alguna que agote la nobleza, la sinceridad, la bondad, el amor. Por ejemplo, un atleta siempre se preocupa por mejorar su marca.
  • Objetivos y verdaderos: los valores se dan en las personas o en las cosas, independientemente que se les conozca o no. Un valor objetivo siempre será obligatorio por ser universal (para todo ser humano) y necesario para todo hombre, por ejemplo, la sobre vivencia de la propia vida. Las valores tienen que ser descubiertos por el hombre y sólo así es como puede hacerlos parte de su personalidad.
  • Subjetivos: los valores tienen importancia al ser apreciados por la persona, su importancia es sólo para ella, no para los demás. Cada cual los busca de acuerdo con sus intereses.
  • Objetivos: los valores son también objetivos porque se dan independientemente del conocimiento que se tenga de ellos. Sin embargo, la valoración es subjetiva, es decir, depende de las personas que lo juzgan. Por esta razón, muchas veces creemos que los valores cambian, cuando en realidad lo que sucede es que las personas somos quienes damos mayor o menor importancia a un determinado valor.

 

LOS VALORES MORALES

Como ya lo mencionamos son aquellos valores que perfeccionan al hombre en lo más íntimamente humano, haciéndolo más humano, con mayor calidad como persona.

Los valores morales surgen primordialmente en el individuo por influjo y en el seno de la familia, y son valores como el respeto, la tolerancia, la honestidad, la lealtad, el trabajo, la responsabilidad, etc.

Para que se dé esta transmisión de valores son de vital importancia la calidad de las relaciones con las personas significativas en su vida, sus padres, hermanos, parientes y posteriormente amigos y maestros. Es además indispensable el modelo y ejemplo que estas personas significativas muestren al niño, para que se dé una coherencia entre lo que se dice y lo que se hace.

Además es de suma importancia la comunicación de la familia. Cuando el niño ha alcanzado la edad escolar se hará participe de esta comunicación abierta, en la toma de decisiones y en aportaciones sobre asuntos familiares.

Posteriormente estos valores morales adquiridos en el seno de la familia ayudarán a insertarnos eficaz y fecundamente en la vida social. De este modo la familia contribuye a lanzar personas valiosas para el bien de la sociedad.

Recordemos que una persona valiosa, es una persona que posee valores interiores y que vive de acuerdo a ellos. Un hombre vale entonces, lo que valen sus valores y la manera en como los vive. Ya en el ámbito social, la persona valiosa buscará ir más allá de “mi libertad”, “mi comodidad o bienestar” y se traducirán estos valores en solidaridad, honestidad, libertad de otros, paz, etc.

La libertad: La libertad parece ser el bien más preciado que posee el hombre. Libertad de conciencia, para alcanzar una vida coherente y equilibrada desde el interior, libertad de expresión, para poder difundir nuestras ideas y promover el debate y la discusión abierta, libertad de reunión como garantía para asociarme con aquellos que comparten ideales y trabajar por los mismos, libertad para elegir responsable y pacíficamente a nuestros gobernantes.

La solidaridad: Surge cuando mi libertad, mi desarrollo y mi bienestar ya no son compatibles con las necesidades y desgracias de los demás. Ya no nos limitamos a compartir en el seno familiar, sino con los demás.

A escala internacional supone que nuestro país debe ser solidario con los países más necesitados del planeta, compartir no sólo en el ámbito económico, también en el educativo y cultural. Compartir el conocimiento para combatir el analfabetismo y la incultura, para reducir enfermedades y epidemias, por ejemplo.

La paz: Es quizás prioridad esencial de nuestro mundo, un mundo que ha sufrido dos grandes guerras, con consecuencias devastadoras para los pueblos y las personas, un mundo que todavía se enfrenta a un sinnúmero de conflictos locales y regionales.

Una persona con altos valores morales promoverá el respeto al hombre, la cooperación y comprensión, una actitud abierta y de tolerancia, así como de servicio para el bienestar común

La posmodernidad no destruye lo axiológico, sino solamente su fundamento absoluto, su punto de referencia. La posmodernidad inventa nuevos valores, pero todos ellos andan huérfanos de fundamento: hedonismo, egoísmo,… ausencia de sentido,… individualismo, agresividad, entre otros” (Colom y Mélich, 1995: 53).

 

CONCIENCIA MORAL

Todo ser humano tiene conciencia de que hay algo que está bien o mal moralmente hablando, pues posee lo que llamamos sentido moral, por otro lado también existe la conciencia moral, que es la valoración sobre la moralidad de un acto concreto.

Si tomamos el término bueno, bien, en el sentido práctico, es aquello que mueve a la voluntad por medio de las representaciones de la razón, no a partir de causas subjetivas sino de modo objetivo, por razones válidas para todo ser racional como tal.

Para que un acto sea bueno deben ser buenos los tres factores fundamentales que los motivan, esos tres factores son:

1) Objeto- contenido (lo que se hace, la materia del acto)

2) Circunstancias- (factores o aspectos que determinan y precisan el objeto, el quien, el cuándo, el cómo, etc.).

3) Fin- (Intención o motivo del acto, aquello para lo que se hace).

Basta con que uno de esos factores sea malo, para que todo el acto sea malo, ya que para los moralistas el fin bueno no justifica los medios malos.

La conciencia moral está integrada por un elemento intelectual, un elemento afectivo y un elemento volitivo, el intelecto o razón juzga, aprueba o desaprueba el acto, el elemento afectivo nos da respuesta sobre los sentimientos hacia ese acto, y el volitivo que tiene una tendencia natural al bien y que lo hace querer el bien moral. Según Kant si el hombre fuera solo sensibilidad, sus acciones estarían determinadas por impulsos sensibles, si fuera únicamente racionalidad, serían determinadas por la razón. Pero el hombre es al mismo tiempo sensibilidad y razón, y en esta posibilidad de elección consiste la libertad que hace de él un ser moral.

 UTA Mutual

Este texto no nos pertenece pero quisimos compartirlo como reflexión de lo que la vida representa para cada uno.