La Asociación Mutual UTA es una entidad sin fines de lucro.
(54-11) 3220-1180 info@mutualuta.com.ar

Nuestra Historia

Historia del mutualismo

El nacimiento de las Mutuales, o sociedades de ayuda mutua, o de ayuda recíproca, o de socorros mutuos, o de protección recíproca, se pierde en la prehistoria.

Es decir que en la historia no escrita, la que se conoce por medio de informaciones, signos, leyendas, comentarios que se han transmitido de generación en generación. Los diccionarios expresan que “la prehistoria estudia la vida de la humanidad”.

El mutualismo como institución, es el sistema social más antiguo conocido en el mundo, ampliamente practicado por las comunidades.

Señalamos en forma sintética, entre otros, los siguientes acontecimientos:

Tres mil años antes de Cristo, existían agrupamientos en las márgenes del río Nilo (gran río de África, célebre en la historia por las civilizaciones) que habían establecido sistemas de protección mutua. Funcionaban para casos de inundación y otras catástrofes climáticas.

En Palestina (territorio de Asia en la costa occidental del continente, que limita al oeste con el mar Mediterráneo) se registra el “Tratado de Bava Cama”, sobre asociaciones de mercaderes que mutuamente se juntaban para proteger sus caravanas y prestarse auxilio.

Los colegios romanos (Italia), según el estudio efectuado por la Lic. Clotilde Luisa Mastrángelo, “tenían una organización interna libre, sin más límites respecto del Derecho Público. Los Emperadores no podían inmiscuirse en su administración o vida interna. Los estatutos u ordenanzas eran establecidos por los mismos colegios, y enunciaban los fundamentos de la organización, régimen de gobierno, relaciones de confraternidad y los días de banquetes o fiestas”. Estos colegios contaban con órganos de gobierno similares a los que conocemos actualmente en las mutuales: comisión directiva; y tenían como misión defender los intereses societarios, controlar la administración y las prestaciones que se efectuaban.

El Mutualismo en la Argentina.

El comienzo del Mutualismo en la Argentina está ligado a la historia del trabajo y a los sectores de medianos y escasos recursos.

Igual que en otras latitudes se han dado en nuestra tierra la unión de los hombres menos favorecidos para defenderse y buscar, por sus propios medios, un mecanismo que diera satisfacción a sus necesidades mediante el esfuerzo y la perseverancia. Los que primero experimentaron esa necesidad de agruparse en el Virreinato del Río de la Plata, fueron los inmigrantes, colonos en su mayoría.

Estos hombres que procedían, inicialmente, de España y de Italia y los que fueron llegando más tarde de Francia, Portugal, Alemania y otros países se integraban en instituciones mutualistas, para fortalecer sus sentimientos patrióticos, conservar sus tradiciones y protegerse de las enfermedades.

Así nacieron en ciudades y poblados de la Argentina, entidades de “socorros mutuos”, éste fue generalmente el nombre inicial que en muchos casos aún conservan.

Simultáneamente con las mutuales de colectividades nacían también las constituidas por trabajadores de un mismo gremio: zapateros, sastres, tipógrafos, empleados administrativos, y otros.

Una ley del 22 de agosto de 1822, que complementó un decreto de fecha 4 de setiembre de 1812, posibilitó que se dictaran reglamentos para diversas colonias agrícolas, de tipo social. El reglamento de la Colonia San Carlos, hoy en la Pcia. de Santa Fe, facultaba a los colonos para formar comisiones con el objeto de atender las necesidades de los huérfanos y las viudas, velar por la educación de los niños cuyos padres habían muerto y custodiar intereses materiales de los que estuvieron bajo su tutoría. El reglamento aludido regulaba la práctica solidaria, motivando a los colonos para constituir instituciones similares a las mutuales.

En 1854 se constituyó en Buenos Aires la Sociedad Francesa de Socorros Mutuos; en 1856 la Sociedad de Socorros Mutuos San Crispín, del gremio del calzado; y en 1858 la Unión y Benevolenza, en Buenos Aires.

Entre 1856 y 1875, transcurridos 19 años, son fundadas en nuestro país 74 entidades: Bs. As. 27, Capital Federal 12, Santa Fe 19, Entre Ríos 9, Córdoba 6, Tucumán 1(25 italianas, 14 españolas, 7 francesas, 3 suizas, otras cosmopolitas, árabes, israelitas). Las restantes se encontraban identificadas por la actividad laboral acompañada del origen inmigratorio de sus trabajadores.

El dato estadístico y la presencia y acción del mutualismo, hacen que los dirigentes de las mutuales más reconocidas -por medio de reuniones, presentaciones, proyectos, etc.- expresen su voluntad de que el Gobierno se disponga a comprender la actividad dentro de una legislación específica.

En 1913, el PEN presidido por el Dr. Roque Saenz Peña, a propuesta y autoría de su ministro de Justicia e instrucción Pública -Dr. Carlos Ibarguren- envía al Congreso un proyecto de ley orgánica de Mutualidades. Más adelante, se presenta otro proyecto en la Cámara de Diputados por Ángel M. Jiménez. Su contenido principal se encontraba destinado al control de la actividad mutualista.

Las mutuales se fueron multiplicando. Hoy no hay provincia argentina que no cuente con asociaciones de este género. No sólo se beneficiaron sus integrantes y los que voluntariamente se adherían. El país se benefició. Así ayudaron, y continúan haciéndolo, en crear el clima de paz social y de convivencia armónica.

I- PRINCIPIOS DOCTRINARIOS DEL MUTUALISMO: II- LINEAS DE ACCION A DESARROLLAR:
1. ADHESIÓN VOLUNTARIA2. ORGANIZACIÓN DEMOCRÁTICA

3.
NEUTRALIDAD INSTITUCIONAL (POLÍTICA, RELIGIOSA, IDEOLÓGICA, RACIAL, GREMIAL)

4.
CONTRIBUCIÓN ACORDE CON LOS SERVICIOS A RECIBIR.

5.
CAPITALIZACIÓN SOCIAL DE LOS EXCEDENTES.

6.
EDUCACIÓN Y CAPACITACIÓN SOCIAL Y MUTUAL.

7.
INTEGRACIÓN PARA EL DESARROLLO.

8. CONSOLIDACIÓN DE LOS PRINCIPIOS BÁSICOS DEL MUTUALISMO.

RECHAZANDO TODO INTENTO DE DESVIACIÓN QUE, BAJO ARGUMENTOS DE LA EVOLUCIÓN Y DE LAS NUEVAS NECESIDADES DEL HOMBRE, DESVIRTÚEN LA ESENCIA DEL SISTEMA, OLVIDANDO SUS ORÍGENES, BASADOS EN LOS PRINCIPIOS DE RECIPROCIDAD, SOLIDARIDAD Y PREVISIÓN.

Fuentes consultadas.

Archivo de FEMBA Federación de Entidades Mutualistas de la Provincia de Buenos Aires “Síntesis y conceptos sobre mutualidades y mutualismo” y “Cooperativas y Mutuales” de Blas Castelli.

Cuaderno de Prodela. “Filosofía Mutual”, Dr. Alberto Carlos Portillo.

Asociación mutual UTA

RESEÑA HISTÓRICA DE MUTUAL UTA

QUIENES SOMOS

En el año 1996 un grupo de compañeros creamos la nueva mutual del gremio con el solo objetivo de dar respuesta a tantas inquietudes de los trabajadores del transporte automotor y del subte. Y así, aceptando el desafío, con mucha seriedad y compromiso se puso en marcha nuestra querida “ASOCIACION MUTUAL UTA”.

No fueron fáciles los primeros momentos porque había que recuperar la credibilidad de tantos compañeros que no encontraban respuesta a sus expectativas. Y los asociados comenzaron por acompañar tibiamente este nuevo proceso que los tenía a ellos y a sus familias como receptores directos. En esto estuvo, sin duda, el éxito de la gestión. Mucha responsabilidad y compromiso fueron los puntos salientes que nos permitieron tener un crecimiento importante a través del tiempo y ello gracias al esfuerzo mancomunado. El socio recuperando su credibilidad y las autoridades de la mutual gestionando, trabajando y cuidando los ingresos.

Es importante resaltar que hubo que hacer esfuerzos para que los empresarios comprendieran que los dineros retenidos a los trabajadores asociados debían hacerlo llegar en tiempo y forma y no fueron pocos los inconvenientes que debió afrontar la mutual ante la falta de pago de algunas empresas, que luego terminaron caducando y desapareciendo del sistema. Con la llegada de nuevos empresarios, las cosas mejoraron y se entendió la importancia social que se cumple desde esta mutual.

Y si de problemas hablamos, debimos soportar la crisis de fines del 2001 que a nivel social, ocupacional y económico fueron de extrema gravedad, dejando al país casi al borde de una guerra civil. Pero la gestión responsable nos permitió sobrellevar la adversidad con la comprensión y confianza de nuestros socios que fue la piedra basal para una pronta recuperación.

Solo a modo de ejemplo digamos que gracias a esa confianza pudimos seguir adelante y hacer realidad el Proyecto de la Casa Mutual Propia, patrimonio de todos los socios, que abrió sus puertas en Av. Belgrano 3131 de CABA. Gracias a esa confianza pudimos plasmar la realización del Barrio “Altos del Castillo” en la Localidad de Burzaco para 500 familias. Gracias a esa confianza entregamos miles de becas, cientos de computadoras y otros premios para que los hijos de los asociados tuvieran el premio al esfuerzo y dedicación al estudio. Alcanzar la Meta – desde el primer momento – de entregar medicamentos con descuentos que llegan al 100 %, sabiendo lo difícil que a veces resulta para la familia tener que afrontar estos gastos. Y también es cierto que algunos “picaros” que nunca faltan, pretendieron estafar a la Mutual utilizando recetas de medicamentos para retirar artículos de perfumería, pero gracias al férreo control y la administración centralizada, rápidamente se descubrió ese tipo de maniobras y le puso fin expulsando a algunos de esos malos socios, cambiando las farmacias comprometidas, en algunos casos, incluso, con la colaboración y denuncia realizada por otros socios, que entendieron que esa era una manera de perjudicar al conjunto y era inaceptable tal conducta. Gracias al Servicio Odontológico, la Mutual colaboró para que muchas familias tuvieran cobertura y financiación para el arreglo de las dentaduras de niños y grandes, que permitió que muchas familias pudieran mejorar la estética, sino que también y lo más importante,  el cuidado de la salud.

Estuvimos presente en cada incidente, accidente o siniestro de tránsito, en el que algún compañero asociado se veía involucrado y que requería asistencia en el fuero penal. Por ello, a través del Estudio Jurídico contratado, no solo era cuestión de recuperar su libertad, en algunos casos, sino llegar al final del proceso judicial sin que el socio tuviera que afrontar gasto alguno. Y a pedido de muchísimos socios pusimos en marcha una línea de créditos personales, a través del Banco Ciudad, con las mejores tasas del mercado, que permitió a muchas familias mejorar sus condiciones habitacionales o de otra índole.

En síntesis, es mucho lo sucedido a través de años de determinación y seguramente, es mucho lo que resta por hacer y en ese sentido estamos comprometidos para que la familia cuente cada día con mayor y mejor respuesta a sus necesidades. No es fácil en los tiempos que corren pero con esfuerzo y honestidad, sumado al acompañamiento de los socios seguramente se logrará.

Gracias por todo el apoyo y confianza que Uds. depositaron en esta conducción que siempre estará abierta a las inquietudes y necesidades del asociado como lo ha demostrado en todos estos años. Que el porvenir nos traiga ventura a todos, por un mejor país, por una sociedad más justa y solidaria y porque los trabajadores mejoren sus salarios y condiciones de trabajo. Que Dios bendiga todos vuestros hogares.-

CONSEJO DIRECTIVO